Hoy en «Gente Lagos»: Alberto Cabezas (Coordinador de instalaciones)

Empezando el 2021 con buenas noticias…
31/12/2020
Diseño y desarrollo de un equipo de pintura móvil para el sector aeronáutico
06/09/2021

Hoy en «Gente Lagos»: Alberto Cabezas (Coordinador de instalaciones)

¡Muchas gracias por tu tiempo Alberto! Vamos a robarte algunos minutos para saber más sobre ti y tu trabajo… ¡Empecemos!

Primero… nos han llegado voces de que estás entre los más veteranos de la empresa: ¿Te acuerdas cuándo empezaste en Lagos?

Jajaja. ¡Claro que me acuerdo! Empecé un 26 de junio de 1988. En unos días haré 33 años en la empresa. Empecé como delineante en la época cuando la empresa todavía se llamaba Autometalica. Para Lagos aún faltaban unos años y nuestro equipo era muy reducido… unas 3 personas en la oficina y Rodríguez al mando. Poco a poco llegarían más personas con el cambio de sede. Ahora mismo mi cargo es el de Coordinador de Instalaciones.

Wow! Las voces tenían razón! ¿Qué hace un coordinador de instalaciones en su día a día?

Pues mi trabajo consiste en coordinar los montajes que se me asignan entre los montadores, oficina técnica, cliente etc. y en general intentar que los montajes sean fluidos. También me encargo de dar asistencia técnica y resolver dudas o averías en las instalaciones. Se puede decir que nuestro departamento es la «estación de bomberos» de la empresa puesto que nos dedicamos a apagar fuegos cuando surgen.

Suena estresante… cómo haces para centrarte?

Hay que tener un carácter muy peculiar para esto. Muchas veces los montadores o clientes te llaman a altas horas de la madrugada por problemas que van surgiendo porque la instalación se encuentra en el otro lado del mundo, así que mi trabajo a parte de tratar de resolver rápidamente, es escucharlos, entenderlos y tratar de hacer un poco de «psicólogo», pero me gusta mucho hablar con la gente así que me encuentro en mi salsa.

Yo personalmente trato de mantener mi nivel de estrés controlado tocando la batería… es mi vía de escape y me funciona para tratar de desconectar de los problemas de la empresa cuando llego a casa. Tienes que alimentar tu mente de otras cosas para relajarte.

¿Te acuerdas de algún momento de trabajo particularmente complicado?

Ufff… hace unos años estuvimos con un montaje de una instalación top, con uno de nuestros clientes principales y cuadró con la época de vacaciones… En el departamento estábamos solo yo y Rosa Rodríguez, así que costó muchísimo sacar el trabajo adelante. Lo importante es que al final lo conseguimos.

¿Y algún momento bonito?

Me acuerdo mucho más de los momentos bonitos que de los malos. Ha habido tantos que no recuerdo cosas en concreto, pero somos una familia y todo el mundo tenía detalles de vez en cuando. Hubo un cliente que nos mandaba cajas de melocotones todos los años en agradecimiento por nuestro esfuerzo y nuestro trabajo. Estas cosas te hacen sentir realizado y es genial.

¿Tienes alguna anécdota de cuando entraste en Lagos?

En uno de las primeros montajes que fui a ver en Santander, faltaban los conductos para instalar, así que arranqué yo mismo con una camioneta que teníamos para entregarlos y me quedé a medio camino… la camioneta se estropeó y tuve que que parar en un taller para el arreglo.

También recuerdo otras anécdotas ver a gente que dormía en la cabina de pintura porque, una vez apagada, seguía siendo más calentita que su casa.

¿Qué le dirías a alguien que llegue a tu departamento?

Ten mucha paciencia y calma en todo momento. Las formas son muy importantes y no hay que perderlas. No es necesario alzar la voz ni dar puñetazos sobre la mesa para hacerte entender.

Paciencia, saber escuchar, tener mano izquierda y mucha cintura: Esto es lo que se necesita.

Perfecto Alberto! Eres el primero de esta serie de entrevistas y nos hace mucha ilusión empezar contigo. Gracias por tu incansable trabajo y dedicación!